Qué es mejor, ¿aprobar todas o suspender alguna asignatura?

Imagen de Qué es mejor, ¿aprobar todas o suspender alguna asignatura?

Es una pregunta con trampa a la que debemos dar una respuesta sencilla, clara y sobre todo con contenido. Todos los padres y madres queremos que nuestros hijos e hijas aprueben todas las asignaturas y si es con nota mejor. Inculcamos a nuestros hijos e hijas lo importante que es estudiar y aprobar los exámenes, así como prestar siempre atención en clase y portarse bien. La verdad es que nos tendríamos que plantear si estamos exigiendo mucho o poco en función de las habilidades, capacidades y competencias de nuestros hijos e hija. Lo malo de todo, es que cuando un niño o niña suspende o no consigue los objetivos de aprobar todas las asignaturas, creemos que algo malo está pasando, cómo que no ha estudiado lo suficiente, que no ha prestado atención en clase, que no se entera o en algunos casos, que ha tenido un despiste. Pocas veces enfatizamos nuestra atención en el modelo educativo que nuestros hijos/as están padeciendo o en la falta de habilidades de algunos de los profesionales que se dedican a la maravillosa aventura de educar.
También le damos poca importancia a la grandeza de ver nuestros errores, para ser más conscientes de ellos y poder sacar conclusiones positivas que permitan a nuestros hijos e hijas madurar, crecer interiormente o tomar mayor conciencia de su situación personal. Un error siempre es una oportunidad de mejora y así hay que verlo. Para nuestros hijos/as, suspender una asignatura es uno de los primeros fracasos a los que se enfrentan en sus edades escolares. Muchos de ellos tienen incluso miedo de comunicárselo a sus padres y madres. Otros ya están acostumbrados a suspender dado que los adultos le estamos condicionando constantemente con verbalizaciones como “es que no te enteras de nada” “es que no estudias lo suficiente y te van a cargar” “es que siempre estás despistado en clase” “es que…..”

Qué pena. Estamos haciendo que los errores de un alumno/a se conviertan en su verdadera razón de ser. No sabemos aprovechar la oportunidad de mejora que nos brinda un error. Cuando un alumno/a consigue por sí mismo y con ayuda de su profesor/ra o de su padre y madre, las conclusiones por las cuales no ha conseguido los objetivos propuestos, se inicia el camino de la confianza, la seguridad y la imagen positiva de uno mismo. En caso contrario, el alumno/a desconfía de sí mismo, le echa las culpas a otros y aumenta su inseguridad personal. Es el alumno/a quien debe reconocer su error, es quien debe ver las causas por la cuales no ha conseguido sus objetivos y a partir de ese momento, el error cambia de estado negativo a positivo. Esto es educación. Lo demás es autoridad negativa, inseguridad, desconocimiento y falta de seguridad de los padres.
Cuando un niño/niña, es capaz de verbalizar un error personal, analizando las causas por las cuales no ha podido conseguir sus objetivos a la vez que empieza a tomar conciencia de ello, es cuando será capaz de enfrentarse a nuevas situaciones con mayor confianza. Sin embargo, si ante un error le verbalizamos lo “burro que es” “lo poco que trabaja” “lo mal que atiende en clase” anulamos la capacidad del niño/niña para que él o ella pueda expresarlo, de tal forma que tome mayor conciencia de lo sucedido. Cuando somos nosotros quien le verbalizamos sus errores, se merma la capacidad de reacción de nuestro hijo/a.
Por lo tanto, ante la pregunta inicial, siempre que un niño/a reconozca su error, será capaz de poder reiniciar un cambio interno, podrá ver una oportunidad de mejora global al error cometido y estar más motivado para enfrentarse a situaciones difíciles que la vida por si misma le irá poniendo en su camino. Es muy importante que los padres, madres y profesores ayudemos de una forma efectiva a los alumnos/as a superar momentos difíciles pero no imposibles de conseguir, evidentemente teniendo las características personales del alumno/a y la situación de referencia. Si conocemos bien a nuestros hijos/as, podemos hablar con ellos para que interioricen al máximo el error y potenciar la motivación para poder superarlo con seguridad y confianza.
Por lo tanto, en el caso que mi hijo/a alguna vez suspendiera alguna asignatura en sus años escolares, tendría que generar el contexto adecuado para que mi hijo/a pudiera con mi ayuda, aprender positivamente del error cometido y en la medida de lo posible, que no volviera a darse.

La vida viene a buscarte
Ser padres en los tiempos del ‘Fortnite’ – El mundo

La tecnología ha cambiado la dinámica familiar. El psicólogo David de Cubas ofrece en un libro las claves para que los padres

«Papá, mamá, soy el único de la clase que no tiene móvil, me voy a quedar aislado».

¿Qué podemos hacer y decir ante esta presión que ejercen los niños? - Entrevista mediaset David de Cubas ¿Hay alguna

Los mejores juguetes para reglar a los niños y las niñas según la edad

Cada día sorprende menos ver como la mayoría de los niños y niñas desde edades muy tempranas emplean demasiado tiempo en acti

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continuas navegando asumiremos la aceptación